Bosques luchan contra la desertificación en África

[Visto: 3493 veces]

Hace ya muchos años los ingenieros forestales se percataron de que bastaba cercar un terreno en la frontera entre las tierras de cultivo y el desierto, para que el bosque volviera a expandirse. La actividad humana había creado un desbalance en el sistema de regeneración natural, sin encontrar un nuevo equilibrio con la naturaleza.

Hoy al sur del Sahara donde el desierto devoraba los bosques por causa de los hombres, parece estar ocurriendo lo contrario, también por causa de los hombres.

20110203-africa_ndvi_robert simon.jpg
Mapa de Robert Simon

Hoy en Burkina Faso, Sawadogo un agricultor analfabeto con setenta años o más ha vivido la muerte y resurrección de los bosques, y además sobrevivido a la guerra anticolonial y a las sucesivas revoluciones de la joven República Africana. En un artículo en Scientific Américan (a), cuenta que para él el cambio climático comenzó en los 80 con las grandes sequías, y el crecimiento del desierto, al que tuvieron que combatir recuperando algunas prácticas tradicionales, abriendo pozos y sembrando árboles. Agroforestería y rodales dan sombra, permiten una mayor circulación del viento, reducen la temperatura promedio, mejoran los suelos, favorece a los cultivos, y facilita la recuperación de la napa freática. Nada nuevo, pero era algo que se había perdido.

“En el pasado, los agricultores a veces tenían que sembrar sus campos tres, cuatro, o cinco veces porque la arena arrastrada por el viento ahogaba o destruía las plantas (…) Con los árboles para amortiguar el viento y el anclaje al suelo, los agricultores necesitan sembrar sólo una vez.”

“Creo que los árboles son por lo menos una respuesta parcial al cambio climático, y he tratado de compartir esta información con los demás”, agregó Sawadogo. “Mi convicción, basada en la experiencia personal, es que los árboles son como los pulmones. Si no los protegemos, y aumentar su número, será el fin del mundo”. Señala Reij, el ingeniero holandés impulsor de estas iniciativas.

Este tipo de experiencias, se multiplica en distintos países sin requerir para ello de grandes inversiones, debido a su alta receptividad social y las mejoras que produce en el corto plazo. Reij, señala que esta opción es mejor que la propuesta de Aldeas del Milenio que promueve Sachs desde el Instituto de la Tierra, cuyo principal defectos es depender de insumos externos para sostenerse.

(a) The Great Green Wall: African Farmers Beat Back Drought and Climate Change with Trees A quiet, green miracle has been growing in the Sahel By Mark Hertsgaard | January 28, 2011 | 32

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *