Apetito desenfrenado…..

A veces surge esa desagradable sensación de tener un hambre

terrible y una cierta ansiedad por consumir determinados

alimentos, casi siempre dulces.

Las personas que están estresadas o deprimidas suelen padecer de hambre habitualmente, ya que la comida puede ser una especie de apoyo emocional.

Los hombres son menos propensos a esta incómoda sensación que las mujeres, quienes aseguran que se multiplica la semana anterior a la menstruación. Durante este periodo el apetito aumenta, mientras que el gasto metabólico disminuye.

Otra de las situaciones en que más se padece este desagradable apetito desenfrenado es durante los regímenes de adelgazamiento. Por otro lado, las personas mayores son quienes tienen menos episodios de este hambre irresistible. Una de las razones puede ser, sencillamente, la pérdida del sentido del olfato y del gusto.

Las fiestas y las cenas o comidas (muchas veces de trabajo y compromiso) son frecuentes en nuestro ritmo de vida. En esos momentos, en los que se nos sienta la tentación a la mesa, basta con seguir algunos consejos.

Cómo quitarse el hambre?

Basta con consumir alguno de los denominados alimentos saciantes, que llenan el estómago sin engordar. El tomate y el melón son dos de ellos.

Tomate.
Es el alimento que con mayor facilidad consigue acabar con esa desagradable sensación, sobre todo si se toma fresco. En tal caso, se puede consumir a cualquier hora. Otra opción es el zumo, que es igual de hipocalórico, pero sacia menos.

 

Naranjas y limones.
De entre todas las frutas, las naranjas y los limones son de las más apropiadas. Por eso es factible consumirlos entre horas, casi en cualquier momento.

Las fresas y el melón.
Si se consumen fuera del horario de comidas, solas o con zumo de naranja, también consiguen llenar el estómago con facilidad. Otra fruta muy adecuada para estas ocasiones es el melón. Siempre y cuando se tome solo, puede hacerse en abundantes raciones.

Repollo y lechuga. Además del tomate, hay otros productos que también provocan esa sensación de saciedad. El repollo es uno de ellas. Si se toma aliñado con sal y vinagre, apenas aporta calorías y acaba con el apetito. Lo mismo sucede con la lechuga, a la que se puede añadir tomate y cebolla.

Espárragos y setas
En numerosas dietas de adelgazamiento se recomiendan los espárragos porque son ricos en fibra, provocan un favorable efecto diurético y, al mismo tiempo, son saciantes. Eso sí, han de cocinarse sin apenas grasa, al igual que las setas. Entonces, ambos alimentos pueden ingerirse en cantidades abundantes.

Huevos y mejillones
Fuera de las frutas y las verduras, se puede contar como alimento que acaba con el hambre, con los huevos y los mejillones. Eso sí, los primeros han de estar cocidos y aderezados sólo con una pizca de sal, mientras que los segundos, deben tomarse al vapor.

Del mismo modo, hay determinados alimentos de los que debemos mantenernos alejados. El pan, los bollos, el arroz, los dulces en general, la mantequilla y el azúcar, son algunos de ellos. Por supuesto, las patatas, más aún si son fritas, han de estar fuera de nuestra dieta habitual, incluso si es tan solo para acompañar los platos principales.

Hay alimentos que consiguen acabar con esa sensación de apetito sin aportar un gramo de más a nuestro cuerpo. Son alimentos básicamente sanos; productos ricos en fibra. Esto sucede con las frutas, gracias a los azúcares que aportan. Otros alimentos saciantes son las verduras, las legumbres y los cereales que, para que no engorden, deben ser integrales.

Tomado de Alimentación Sana

A veces surge esa desagradable sensación de tener un hambre terrible y una cierta ansiedad por consumir determinados alimentos, casi siempre dulces.
Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *