Alimentación y Nutrición Saludable

 

En el Perú, el MINSA ha definido los Lineamientos de Gestión de la Estrategia Sanitaria de Alimentación y Nutrición Saludable.

La Estrategia Sanitaria “Alimentación y Nutrición Saludable” es una de las 10 estrategias del Ministerio de Salud que integra intervenciones y acciones priorizadas dirigidas a la reducción de la morbi-mortalidad materna e infantil y a la reducción de las deficiencias nutricionales.

Su objetivo general incide en mejorar el estado nutricional de la población peruana a través de acciones integradas de salud y nutrición, con objetivos específicos que  incluyen:

•  Promover el desarrollo de comportamientos saludables de alimentación y nutrición en la atención integral de la salud, con la participación de instituciones públicas, privadas, organizaciones de base y comunidad en general, estando en proyecto dirigirlo a las universidades del país.
•  Desarrollar la normatividad en alimentación y nutrición de acuerdo al modelo de atención integral de salud para proteger el estado nutricional de la población.
•  Fortalecer las competencias en alimentación y nutrición del potencial humano del sector salud, educación, gobiernos locales y agentes comunitarios de salud, según el modelo de atención integral de salud, entre otras.

 

Su perspectiva es promover una adecuada nutrición de los peruanos para reducir principalmente la desnutrición crónica infantil y la desnutrición materna, así como la obesidad, mediante educación en nutrición a los prestadores de salud, agentes comunitarios y comunidad en general.

En este marco de la preocupación del Estado, vemos que el mercado alimentario vive desde hace buen tiempo una nueva evolución. El mensaje es un cambio en la alimentación, en el que la sobrealimentación constituye un problema que se va extendiendo. Ello obliga a revisar los alimentos que se consumen con el fin de garantizar una alimentación saludable, mejorar la información sobre los alimentos y nutrición y facilitar a la población características y definiciones que le permitan identificar y aplicar en su consumo diario formas saludables de alimentarse. Asimismo,  considerar la seguridad de los alimentos que constituye un factor esencial, ya que para que un alimento aporte todas sus propiedades, primero debe ser seguro, pero además deben de tener efectos positivos para la salud de las personas.

Se trata de una tarea difícil puesto que alimentación saludable puede estar ligada a varias definiciones, incluso de tipo personal, es decir, lo que cada uno pueda entender como saludable. Por lo que en este espacio, no esperamos dar normas rígidas, sino darles a conocer los cambios y consejos nutricionales de los expertos que más se adecúan desde nuestro punto de vista a la realidad de los peruanos, por lo que haremos referencia a los especialistas americanos, sudamericanos, así como los de la escuela europea.

Una buena nutrición es consecuencia de una

alimentación saludable                                              

Los alimentos son indispensables para la vida y suministran al organismo energía y unas sustancias químicas (nutrientes) necesarias para la formación, crecimiento y reconstrucción de los tejidos. Por lo tanto alimento y nutriente y alimentación y nutrición son conceptos diferentes.

La alimentación es un proceso voluntario a través del cual las personas se proporcionan sustancias aptas para el consumo, las modifica partiéndolas, cocinándolas, introduciéndolas en la boca, masticándolas y deglutiéndolas. Es a partir de este momento que acaba la alimentación y empieza la nutrición, que es un proceso inconsciente e involuntario en el que se recibe, transforma y utiliza las sustancias nutritivas (sustancias químicas más simples) que contienen los alimentos.

No son pues sinónimos. No es lo igual ingerir alimentos para satisfacer el apetito que suministrar al organismo sustancias para mantener la salud y la eficacia física y ejecutar las tareas básicas y cotidianas.

La nutrición es consecuencia de la alimentación, es decir de los alimentos que componen la dieta y de su proporción. Por este motivo la alimentación se considera adecuada y saludable cuando: es:

·        Suficiente para cubrir las exigencias y mantener el equilibrio del organismo

  • Completa y variada en su composición con inclusión diaria de todos los nutrientes y en ciertas cantidades y proporciones, según la edad y circunstancias de vida.
  • Adecuada a las diferentes finalidades en el organismo según el caso: conservar la salud, cooperar en curar las enfermedades, asegurar el crecimiento y desarrollo de los niños y
  • Adaptada a las necesidades y gasto energético de cada individuo.

Existen muchas formas de alimentarse pero solo existe una forma para nutrirse. El número de comidas que se pueden realizar con los alimentos es muy variado pero cuando éstos quedan reducidos en el aparato digestivo en unas cuantas sustancias nutritivas, la nutrición es unitaria y monótona.

Por eso si queremos mantener la salud deberemos conocer sus necesidades y también la composición de los alimentos, sus nutrientes. Así podremos analizar si nuestra forma habitual de alimentarnos es la correcta o si no lo es, modificar nuestra dieta.

Una buena nutrición es consecuencia de una alimentación saludable.

 Tomado de Eroski Consumer

Puntuación: 5 / Votos: 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*