¿ACRECIENTA LA CRISIS ECONÓMICO – FiNANCIERA?

[Visto: 623 veces]

I. Plan salida estímulos a bancos continuará en 2011: Quaden de BCE
(Escrito por Philip Blenkinsop)

Septiembre 08, 2010. BRUSELAS/FRANCFORT (Reuters) – El Banco Central Europeo probablemente seguirá desmantelando su plan de apoyo al sistema bancario en el 2011 y no se prevé que la zona euro caiga de nuevo en recesión, dijeron autoridades del organismo. El miembro del Consejo de Gobierno del BCE Guy Quaden afirmó en una entrevista conjunta publicada el miércoles que los problemas que enfrenta el sector bancario no eran tan “dramáticos” como hace dos años y dijo que el BCE probablemente reanude su congelada estrategia de salida el próximo año.
La semana pasada, el BCE extendió su red de seguridad de liquidez para los bancos vulnerables de la zona euro hasta el próximo año. “Los resultados de las pruebas de resistencia realizadas este verano (boreal) fueron favorables para la mayoría de los bancos europeos. Pero la situación del sector bancario no está todavía completamente normalizada”, afirmó Quaden. “Las medidas no convencionales son por definición temporales. Hemos comenzado a desmantelarlas cuidadosamente. Es deseable y probable que el proceso continúe el próximo año. El sector bancario no puede depender por siempre del crédito excepcional del BCE”, acotó.
Dos factores explicaron la decisión del BCE de extender el crédito ilimitado: el nerviosismo común sobre fin de año en los mercados monetarios y el hecho de que un número de operaciones de largo plazo vencen en el periodo. NO RECAIDA, PERO MENOR CRECIMIENTO.
El colega de Quaden, el duro gobernador del Bundesbank Axel Weber, dijo que los temores de la zona euro a sufrir una recaída en la recesión o un periodo de deflación eran infundados. “No comparto los temores a una recaída en la recesión o deflación”, dijo Weber en un discurso en el primer día de la conferencia anual Bancos en Transición que atraerá a altos ejecutivos del mundo financiero. Advirtió, sin embargo, que era demasiado pronto para declarar terminada la crisis financiera, diciendo que los mercados seguían caracterizados por la incertidumbre, ejemplificada esta semana por nuevos temores sobre la salud de los bancos de Europa. En comentarios publicadas en los sitios web de dos diarios belgas, Quaden dijo que la euforia respecto a la recuperación económica era prematura, pero que el optimismo era legítimo.
El crecimiento de la zona euro fue impulsado por un desempeño espectacular de Alemania en el segundo trimestre pero con las economías mayores como Estados Unidos en problemas, la mayoría de los expertos espera algo de lentitud en lo que resta del año o después. Juergen Stark, ejecutivo del Banco Central Europeo, dijo el martes que el crecimiento económico en la zona euro podría desvanecerse en la segunda mitad del año, en línea con otras partes del mundo, dejando entrever la posibilidad de nuevos riesgos para el crecimiento más allá del 2010. “Estamos complacidos con los recientes eventos económicos, sin embargo, también hemos señalado que vemos ciertos riesgos para el panorama económico más allá de este año”, afirmó.
Por su parte, Weber sostuvo que las medidas de austeridad que se están implementando en los países de la zona euro con elevados niveles de deuda eran suficientes para evitar que un determinado país tuviera problemas de solvencia. “La suma de las medidas iniciadas por los Gobiernos, en cooperación con el FMI, deberían ser suficientes para terminar las discusiones de una potencial iliquidez estatal en los mercados”, señaló. Sin embargo, Quaden advirtió que se debían poner en marcha planes creíbles para recortar los déficits. Según él, los paquetes de estímulo de los Gobiernos y de las autoridades monetarias había amortiguado los peores efectos de la crisis en el período 2008/2009. Sin embargo, con el tiempo, los efectos negativos de los déficits presupuestarios opacarían el impacto positivo.

II. El FMI exhorta a Turquía a adoptar reformas fiscales

Septiembre 08, 2010. El Fondo Monetario Internacional (FMI) llamó a Turquía a adoptar cuanto antes las medidas de saneamiento presupuestario que el Gobierno decidió aplazar de cara a las elecciones legislativas previstas en 2011.

En un informe anual sobre el estado económico de Turquía divulgado el miércoles, el Fondo exhorta al gobierno islamista moderado a presentar “sin demora” ante el Parlamento un proyecto de ley que prevé una reforma sustancial del sistema presupuestario.

Estas medidas presupuestarias prevén reducir el déficit del país al 1% del Producto Interior Bruto (PIB) en diez años y la deuda pública a aproximadamente el 30% del PIB durante el mismo periodo.

III. Yen toca nuevo máximo 15 años vs dólar, euro cae vs franco

Septiembre 08, 2010. Por Neal Armstrong LONDRES (Reuters) – El yen tocó el miércoles un nuevo máximo de 15 años contra el dólar y el franco suizo alcanzó un techo histórico frente al euro, debido a los temores por los bancos de la zona euro y la deuda soberana que realzaron el atractivo de las monedas consideradas seguras.
Las persistentes compras de yenes de los inversionistas en busca de refugio llevaron al billete verde por debajo de los 83,50 yenes, poniendo a prueba el nivel límite que tienen las autoridades japonesas para la fortaleza de su divisa. “Ha habido una intensificación en la retórica verbal de Japón, pero no creo que ellos intervengan aquí. El riesgo serio de intervención viene por debajo de los 80 yenes”, dijo Manuel Oliveri, estratega cambiario de UBS en Zurich.
El gobernador del Banco de Japón, Masaaki Shirakawa, nuevamente no quiso inyectar alivio cuantitativo a la economía, aunque indicó que el Banco Central estaba sopesando sus opciones respecto a cómo abordar el impacto económico de la fortaleza del yen. El ministro de Finanzas, Yoshihiko Noda, nuevamente advirtió que tomaría acciones decisivas de ser necesario, pero algunos en el mercado pensaban que la moneda japonesa lucharía para hacer efectiva la intervención. “El crecimiento y la naturaleza cambiante de los mercados cambiarios desde la última intervención de Japón deberían mantener controladas sus esperanzas por ahora. La velocidad de la apreciación será la clave para el Banco de Japón. Mi nueva meta para la paridad dólar/yen es de 79,50 y para el euro/yen en 104,50”, dijo un operador de un banco en Londres.
El dólar cayó hasta los 83,34 yenes, bajando un 0,5 por ciento en el día y tocando su menor nivel desde 1995, cuando alcanzó un mínimo histórico de 79,75 yenes. Posteriormente la divisa recuperó parte de sus pérdidas a cerca de los 84 yenes, tras las compras de un banco europeo.
El euro, en tanto, cayó un 0,5 por ciento a 105,80 yenes, rondando el mínimo de nueve años anotado en agosto bajo los 105,50 yenes, pero se recuperó a 106,50 yenes a las 1007 GMT. “La debilidad del euro es preocupante. Si el euro se vuelve inestable, podría haber más ventas en la paridad euro/yen, lo que arrastraría a la baja al dólar/yen también”, dijo un operador de una casa de cambio en Japón. El euro operaba casi sin variaciones frente al dólar en 1,2700 dólares, cayendo desde los 1,2870 dólares del martes y desde un máximo de tres semanas de 1,2920 dólares del lunes.
Analistas técnicos ven el siguiente nivel de apoyo del euro en 1,2605 dólares, un retroceso del 50 por ciento del repunte entre mayo y agosto. El euro cayó a un mínimo récord frente al franco suizo de 1,2766 francos, frente a los 1,2812 francos del día anterior, y los operadores creen que la moneda podría seguir cayendo hasta 1,2700 francos.
Un informe de un periódico reavivó el martes los temores por la exposición de los bancos europeos a la deuda soberana del continente. Una subasta de bonos soberanos en Portugal reflejó estos temores a la deuda de los países de la periferia de la región y los inversionistas exigieron un rendimiento promedio cercano al 6,0 por ciento para comprar bonos 2021, por sobre el 5,3 por ciento de la oferta anterior. (Reporte adicional de Hideyuki Sano)

IV: Insinuaciones de intervención oficial no frenan avance del yen
Por Stanley White

Septiembre 08, 2010. TOKIO (Reuters) – El Gobierno de Japón afinó el miércoles su retórica sobre una intervención en el mercado cambiario, luego de que el avance del yen a máximos de 15 años resaltó temores a que la apreciación de la moneda pueda amenazar la recuperación económica.

Los inversores ignoraron los dichos oficiales y llevaron al yen a un máximo en 15 años a menos de 83,40 unidades por dólar, mientras los mercados dudan de que Japón se arriesgue a una acción solitaria y descartan una intervención coordinada con los otros países del Grupo de los Siete.

En tanto, los pedidos de maquinaria en julio tuvieron su mayor aumento en siete meses, según los datos oficiales conocidos el miércoles, pero el reporte no logró alejar la preocupación de que un yen más fuerte podría socavar las ganancias del importante sector exportador, crucial para alimentar la recuperación económica.

El dato económico mostró que los pedidos de maquinaria en el sector privado, considerado uno de los principales indicadores del gasto de inversión, crecieron un 8,8 por ciento en julio.

Mientras el yen se apreciaba, el índice Nikkei cayó más de un 2 por ciento arrastrado por las acciones de las exportadoras.

Funcionarios japoneses han estado tratando de hacer bajar su moneda, pero hasta ahora han tenido muy poco resultado pues el yen sigue firme debido a las preocupaciones sobre una desaceleración en la economía global y la salud del sistema bancario europeo.

“Básicamente, es importante mantener una estrecha comunicación con la comunidad internacional y actualmente estamos haciendo esfuerzos en eso”, dijo el ministro de Finanzas, Yoshihiko Noda, a legisladores en el parlamento.

“Al final, tomaremos medidas decisivas, incluida una intervención, cuando sea necesaria”, agregó.

Las declaraciones muestran un cambio en el lenguaje de Noda. El funcionario había declinado repetidamente comentar sobre una intervención cuando fue consultado por la prensa.

El Gobierno hará los preparativos necesarios para una intervención, que será ejecutada de la manera más efectiva posible, dijo el secretario parlamentario de Finanzas, Hiroshi Ogushi.

El Banco de Japón ha indicado que tiene la voluntad de suavizar su política monetaria para ayudar la economía, pero posiblemente esperará el momento hasta que el oficialismo decida quien será el próximo jefe de Gobierno.

“Están tratando de hablar todo lo que pueden, pero pensamos que una intervención real es poco probable porque los otros países del G7 no cooperarían”, dijo Thomas Harr, jefe de estrategias en mercados cambiarios asiáticos de Standard Chartered en Singapur.

“El resultado más probable es una relajación mayor por parte del Banco de Japón, que podría ser alguna medida para bajar la tasa de interés de corto plazo”, agregó.

El yen tocó un máximo en 15 años, a 83,34 unidades por dólar.

Japón no ha intervenido en el mercado cambiario desde marzo del 2004, al final de un periodo de 15 meses durante el cual gastó 35 billones de yenes para respaldar una recuperación económica.

V. Unión Europea aprobó entrega de 9.000 millones de euros a Grecia
De estos 9.000 millones de euros, 6.500 millones corresponden a los países de la zona euro y otros 2.500 millones al Fondo Monetario Internacional (FMI).

GINEBRA, septiembre 07, 2010.- Los ministros de Finanzas de la Unión Europea (UE) aprobaron hoy el desembolso del segundo tramo del paquete de ayuda a Grecia, que asciende a un total de 9.000 millones de euros.

De estos 9.000 millones de euros, 6.500 millones corresponden a los países de la zona euro y otros 2.500 millones al Fondo Monetario Internacional (FMI).

Hace dos semanas, la Comisión Europea (CE) recomendó a los 27 que autorizaran esta entrega ante la favorable marcha de las reformas puestas en marcha por el Ejecutivo liderado por Yorgos Papandréu.

El plan de rescate a Grecia, que fue diseñado por los socios europeos la pasada primavera para evitar la bancarrota de este país, incluye préstamos de hasta 110.000 millones en tres años (80.000 de ellos aportados por los países del euro).

En mayo, Grecia ya recibió los primeros 20.000 millones de ayuda, utilizados para pagar el vencimiento de su deuda soberana, que le era imposible financiar en los mercados tradicionales ante el súbito encarecimiento que había vivido en los meses anteriores.

La entrega de la segunda parte de la ayuda estaba condicionada a la puesta en marcha de reformas estructurales y la consecución de objetivos macroeconómicos, que Bruselas considera en marcha.

Por otro lado, los ministros de Finanzas de la zona euro trataron las medidas que es necesario tomar tras el rechazo del Parlamento de Eslovaquia a participar en el rescate de Grecia -que debía aportar 816 millones-.

Los Veintisiete barajan dos opciones: dividir la cantidad que corresponde a Eslovaquia entre los otros 14 países participantes en el rescate (los 16 de la zona euro menos Grecia y la citada Eslovaquia) o restar la aportación eslovaca de la suma total, que de todos modos es de esperar que no haga falta emplear en su totalidad.

Asimismo, los ministros de Finanzas efectuaron una censura moral a Eslovaquia por dar marcha atrás en la decisión de rescatar a Grecia, que fue tomada por unanimidad.

“Era la decisión crucial para salvaguardar la estabilidad de la zona euro, incluida Eslovaquia”, aseguró hoy el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, quien recordó al ministro de Finanzas eslovaco, Ivan Miklos, que los países deben respetar los compromisos alcanzados en la UE.

VI. Subestiman pruebas de tensión en Europa la exposición de deuda pública

MÉXICO, septiembre. 7, 2010 .- Las pruebas de tensión realizadas a la banca europea han subestimado las explotaciones de algunos prestamistas de la deuda pública potencialmente riesgosa, después de que las preocupaciones sobre la salud del sistema bancario europeo se avivaron ya que dieron muestra de que algunos bancos de la región se encuentran potencialmente en riesgo como consecuencia de su tenencia de deuda soberana.

De acuerdo con un análisis del diario estadounidense The Wall Street Journal, un examen de las revelaciones por parte de los bancos no ofrece un panorama completo ya que excluyeron el valor de ciertos activos.

Las pruebas de tensión realizadas tuvieron el objetivo principal de tranquilizar a los inversionistas y banqueros alrededor del mundo sobre la solidez del sistema financiero de Europa.

Por su parte, los gastos de seguro y los bonos contra el incumplimiento han subido por encima de sus niveles previos a las pruebas realizadas en países como Portugal, Irlanda, Grecia e Italia.

VII. Pruebas de solvencia omitieron información de deuda de bancos, según WSJ

Redacción de Economía, 7 sep., 2010 (EFE).- Las pruebas de solvencia de los bancos europeos, alabadas en su momento por mejorar la transparencia, subestimaron las carteras de deuda soberana de alto riesgo de algunas entidades, según una información de The Wall Street Journal (WSJ) recogida por EFE-Dow Jones.

Como parte de las pruebas de resistencia, 91 de los mayores bancos de Europa fueron obligados a revelar públicamente la cantidad de deuda soberana de países europeos en sus balances y, según los reguladores, las cifras mostraban las participaciones totales de los bancos en esta clase de deuda al 31 de marzo.

En aquel momento, muchos analistas e inversores celebraron los datos como una inyección de claridad en un momento en que la opacidad en torno a estas inversiones atizaba los temores sobre la salud del sistema bancario europeo.

No obstante, un examen publicado por WSJ indica que muchos bancos no proporcionaron una visión tan completa de sus inversiones como pretendían los reguladores europeos.

Algunas entidades excluyeron ciertos bonos soberanos y muchos redujeron las cantidades de las posiciones que mantenían en “corto”, algo que no fue revelado por reguladores ni bancos cuando se publicaron los resultados a finales de julio, agrega el rotativo.

Según WSJ, debido al carácter limitado de las informaciones provistas por la mayoría de los bancos europeos, es imposible determinar el número de instituciones que excluyeron de sus informes parte de las inversiones en deuda soberana en sus carteras.

Pero al menos las exposiciones de algunos bancos a la deuda de países europeos disminuyeron en miles de millones de euros, según fuentes del sector. Asimismo, los niveles de deuda contabilizados en las pruebas de resistencia difieren, a veces por un amplio margen, de otros recuentos internacionales, e incluso de los reportes de las propias instituciones.

Los representantes de varios bancos señalaron que se limitaron a seguir las directrices provistas por el Comité de Supervisores de la Banca Europea (CEBS, por sus siglas en inglés), la entidad encargada de coordinar las pruebas de resistencia.

El CEBS estaba sujeto a intensas presiones por parte de los reguladores nacionales y políticos en toda Europa para que realizara las pruebas de tal manera que los resultados equivalieran a un certificado de buena salud del sistema bancario del Viejo Continente, indicaron reguladores y ejecutivos del sector.

Los bancos basaron sus informes en un modelo facilitado por el CEBS que solicitaba divulgar sus exposiciones “brutas” y “netas” al riesgo soberano en cada uno de los países de la Unión Europea. Pero muchas de las cifras presentadas por los bancos no representaban el total de sus inversiones, según WSJ.

Barclays PLC, por ejemplo, excluyó una gran porción de la deuda soberana que mantenía con fines comerciales. La entidad explicó que los bonos estaban directamente relacionados con transacciones que realizaba a nombre de sus clientes corporativos o gubernamentales y cuyo total varía mucho de un día a otro.

La exclusión redujo la cartera de Barclays de deuda soberana de Italia, que el banco estimó en 787 millones de libras esterlinas (1.220 millones de dólares), en unos 4.700 millones de libras. Su cartera de deuda soberana española cayó en 1.600 millones de libras para quedar en 4.400 millones de libras.

VIII. El euro cae frente al dólar; preocupa la banca europea

LONDRES septiembre 07, 2010 (Reuters) – El euro caía de manera generalizada el martes después de que se reavivaran las preocupaciones sobre el sector bancario europeo, lo que llevó a los inversores a vender monedas de alto riesgo.

El yen y el franco suizo trepaban apoyados en su atractivo como refugio, tras una noticia del diario Wall Street Journal que resaltó los defectos de las pruebas de resistencia a la banca europea de este año lo que desató la aversión al riesgo.

El informe se conoce después de que la patronal bancaria alemana dijera el lunes que los 10 mayores bancos del país podrían necesitar 105.000 millones de euros de capital adicional según las nuevas normas.

Los temores sobre el sector bancario también ampliaron los diferenciales de rendimientos entre los bonos soberanos de los países periféricos de la zona euro y los de referencia alemanes.

El costo de asegurar deuda de países como Portugal e Irlanda contra la moratoria también subió, reduciendo aún más la demanda por la moneda única.

“Por el momento, la noticia sobre los bancos alemanes y las pruebas de resistencia pesarán sobre el apetito por riesgo”, dijo Sven Schubert, analista cambiario de Credit Suisse en Zurich.

“Pero las preocupaciones sobre las pruebas ya eran conocidas, por lo que el impacto podría tener corta vida”, agregó.

A las 09:33 GMT, el euro caía cerca del uno por ciento a un mínimo de la jornada de 1,27560, en un retroceso desde el máximo de 1,2920 del lunes, su nivel más alto en casi tres semanas.

“Hemos visto la corrección del euro desde junio hasta la región de los 1,30 dólares, y la gente se está preocupando sobre las nuevas noticias negativas del sector bancario de la zona euro en el tercer y cuarto trimestres”, comentó Chris Turner, estratega cambiario de ING.

Las pérdidas del euro ayudaban a empujar al índice dólar, que se elevaba un 0,6 por ciento contra una canasta de monedas a 82,545, recuperándose de un descenso a su menor nivel en más de tres semanas el lunes.

Frente al yen, la moneda única bajaba un 1,2 por ciento a 107,10 yenes. La divisa japonesa escalaba de forma generalizada, presionando al dólar a caer un 0,3 por ciento a 83,72 yenes, cerca de un mínimo de 15 años de 83,58 alcanzado el mes anterior.

La aversión al riesgo también impulsaba al franco suizo, por lo que el euro descendía un 0,8 por ciento a 1,2920 francos y el dólar cedía un 0,2 por ciento a 1,0128 francos.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *