Archivo por meses: junio 2016

En sentido estricto, no es posible compartir líneas de base entre proyectos, a pesar que la Ley N°30327 lo establezca. Lo que se comparte son los datos y la información

[Visto: 879 veces]

Oscar Cuya

30 de junio de 2016,

Lima (Perú)

Comportamiento de una variable diagnóstica de impacto ambiental

Comportamiento de una variable diagnóstica de impacto ambiental

Las líneas de base (LDB) que se incluyen en los estudios de impacto ambiental (EsIA) son específicos para un estudio (EsIA), al igual que el estudio (EsIA) es específico para un Proyecto. Las LDB no son intercambiables entre proyectos, por muy similares que parezcan los proyectos, y se ejecuten en el mismo lugar. Lo que sí puede compartirse es toda la información, todos los datos, las libretas de campo y las hojas de cálculo que sirvieron para elaborar la línea de base del proyecto primero y utilizarlos (fuente secundaria) para elaborar la línea de base de un nuevo proyecto, si comparten el mismo ámbito de estudio. En el caso que el nuevo proyecto no sea similar al anterior probablemente se requiera información adicional (de fuente primaria).

Esta anotación, solo a modo de alerta; pues podría surgir la idea de que solo basta copiar o anexar el capítulo de la LDB del estudio (EsIA) del proyecto primero en el estudio (EsIA) del siguiente proyecto.

Cada proyecto tiene su propia línea de partida o inicio de su huella (en el tiempo y el espacio). Una LDB no es solo un estudio detallado de algún lugar o inventario de recursos naturales al modo como lo realizaba la ONERN (cuando existía), el cual pretendía ser un estudio integrado y completo, como base para la formulación de proyectos y la planificación del desarrollo del área estudiada.

Una línea de base (LDB) es un estudio diagnóstico y dinámico del área de influencia del Proyecto, antes que el mismo se ejecute. Es una línea de referencia para cuantificar y monitorear los impactos específicos del proyecto cuando se lleve a efecto. Esta LDB contiene las variables de contexto y sobre todo, las variables diagnósticas que caracterizan el medio y permiten inferir los cambios que experimentará el área de influencia, debido a la ejecución del proyecto.

Una correcta LDB no se remite a reportar las evaluaciones de dos fechas estacionales; debe inferir la tendencia y trayectoria de las variables diagnósticas para inferir el comportamiento del sistema. Para ello requerirá, además, datos históricos (fuente secundaria) o modelos de comportamiento de la variable (teoría).

La Ley N°30327, Ley de promoción de las inversiones para el crecimiento económico y el desarrollo sostenible, del 21 de mayo del 2015, incluye el Capítulo II Organización, centralización, libre acceso y uso compartido de la línea base, artículos 5 al 8.
El artículo 6, señala que el titular de un proyecto puede optar por el uso compartido gratuito de la información de la “línea base” de un EIA-d o EIA-sd aprobado previamente por la autoridad competente.

El artículo 7 establece las condiciones de uso compartido de la “línea base”, e indica que en el caso de un nuevo proyecto de inversión que se encuentre íntegramente ubicado en el área física de la “línea base” preexistente, para compartir la “línea de base”, solo requiere la comunicación a la autoridad competente antes de la elaboración del instrumento de gestión ambiental correspondiente.

Lo anotado en el artículo anterior no debería interpretarse como que ya no se requiere elaborar una nueva línea de base dado que serviría la línea de base del proyecto anterior. Ello es incorrecto. Lo que evidentemente se puede compartir son los datos, que sirvieron para elaborar la línea de base del proyecto preexistente.

El intercambio de información de base de datos es positivo, pues los tiempos de colecta de información de campo se reducen a cero e incluso ello significa un ahorro pues se eliminan los gastos de ingreso a campo; aspectos muy sensibles para el titular del proyecto.

Literatura citada

PERÚ-Congreso de la República, 2015. Ley de promoción de las inversiones para el crecimiento económico y el desarrollo sostenible.

¿Cuál es la verdadera formulación de Conesa para evaluar impactos ambientales?

[Visto: 2820 veces]

Oscar Cuya

30 de junio del 2016, Lima – Perú

Si usted responde que la formulación es la siguiente: I = ± [3 IN + 2 EX + MO + PE + RV + SI + AC + EF + PR + MC]; podríamos inferir que tiene un conocimiento parcial del método, pues efectivamente esa formulación es correcta pero para una evaluación, como señala Conesa (2010), p. 235, 276, “meramente cualitativa al nivel requerido por un estudio de impacto ambiental simplificado”  que “no determina la importancia real del impacto” (Conesa, 2010, p. 264-265).

La respuesta tendría que ser la siguiente: V = (I/Imax * M2)1/3

V   = Valor total del impacto; I    = Importancia del impacto (fase cualitativa); M = Magnitud del impacto (fase cuantitativa). Imax es el máximo valor de las importancias (la importancia estandarizada).

“Hay que advertir que la importancia del impacto o efecto no debe confundirse con la importancia del factor afectado” según señala Conesa (2010), p.237. Así, en la fase cualitativa, la importancia total es igual al “total de la importancia del impacto o efecto” multiplicado por la “importancia del factor o unidad de importancia del parámetro (UIP)”. En la práctica actual, en el medio nacional, los analistas de impacto omiten este detalle, por lo que conjeturamos que no estarían aplicando realmente el método Conesa.

Asimismo, no debe olvidarse que para determinar la magnitud del impacto (en el método Conesa, 2010) debe acudirse al índice de calidad ambiental (ICA) y su función de transformación. Si bien en la literatura se puede encontrar numerosas funciones de transformación, debe tenerse en consideración lo que señala Gómez Orea (2003), p. 336, que “la forma y estructura de la función puede permanecer constante pero sus parámetros pueden variar en el tiempo y el sitio, según condición social, criterios técnicos y exigencias legales. Dicha función debe reflejar una especie de concertación entre la racionalidad técnica y la percepción social”.

Función de transformación para obtener el Índice de calidad ambienal (ICA)

Función de transformación para obtener el Índice de calidad ambienal (ICA)

Información adicional podría encontrarse en los archivos siguientes:

Explicación del método cuantitativo de Vicente Conesa

Matriz cuantitativa según Vicente Conesa

Modelo de hoja de cálculo del método cuantitativo de Vicente Conesa

Literatura citada

Conesa, Vicente (2010). Guía metodológica para la evaluación del impacto ambiental. 4ª ed. Madrid: Mundi Prensa

Gómez, Domingo (2003). Evaluación de impacto ambiental. Un instrumento preventivo para la gestión ambiental. Madrid: Mundi Prensa.