Día Internacional del Yoga

“Más, ahora, escucha la sabiduría del Yoga, y provisto de ella, ¡oh Partha (Arjuna)!, romperás los lazos del karma (39).
[…] El que está unido a la sabiduría cósmica trasciende los efectos de la virtud y del vicio, aun en esta misma vida. Así pues, conságrate al yoga, la unión divina. El yoga es el arte de la acción correcta. (50)”. -El Bhagavad Guita, capítulo II

Continúa leyendo “Día Internacional del Yoga”

¡Feliz Día del Padre!

En 1982, Borges, quien se consideraba a sí mismo como un anarquista conservador, le decía a un joven de 15 años que a él siempre le interesó más la ética que la política, esto porque consideraba que si cada uno de nosotros actuaba éticamente eso podía tener un efecto político muy grande.

Borges enfocaba así, la importancia de la ética, del actuar correctamente.

En estos días que en nuestro querido país, somos testigos de que se hace necesaria tener que emitir una ley para que Gloria, el segundo grupo empresarial más poderoso de la industria alimentaria del país y que concentra el 75% del mercado de leches industrializadas, pueda seguir vendiendo lo que produce pero de la manera correcta.

Y es necesaria una ley porque no solo se trata de Gloria, sino de muchos otros más que requieren de una disposición legal para vender sus productos siguiendo una conducta ética.

Más todo esto porque sin dicha ley, Gloria y otros seguirían sacando ventaja de manera desleal de la necesidad y buena voluntad del pueblo.

Sin embargo, ¿dónde está el nivel de conciencia de estos empresarios?

Visto así, cuánta razón la de Borges, un actuar ético puede tener un efecto político muy grande. Y más aún, el no actuar bajo estos principios, también.

Por todo esto, hoy que celebramos el Día del Padre, desde aquí mis saludos y buenos deseos para todos aquellos quienes ejerciendo la función de padre, siembran en sus hogares un comportamiento ético. Caballeros que hay muchos por aquí y tengo la suerte de conocer. Para los hijos e hijas de tan ejemplares padres, amigos todos, a seguir cuidando mucho a nuestros hermosos padres. Para los que recuerdan a sus padres así porque físicamente ya no están por aquí, una oración para ellos.

Finalmente, un agradecimiento a Dios por haberme dado un padre así y tener la suerte de celebrar este día con él. Bendiciones para todos.

EDUCACIÓN SUPERIOR: AGENDA TI 2017

Si bien el reporte EDUCAUSE para este año sobre los temas más importantes a considerar dentro de la agenda de las áreas de TI que dan soporte a la educación superior vuelve a mantener por segundo año consecutivo a la seguridad de la información como el aspecto más relevante dentro de la lista de los diez asuntos más importantes, es clara la especial atención que cada vez se pone al rol de las áreas de TI como parte de todo aquello que ayude a contribuir con el éxito de los estudiantes.

Un hecho que pone además de manifiesto, la prioridad que las áreas de TI de las instituciones de educación superior deben dar a todos aquellos proyectos que signifiquen: i) mejora de los procesos de aprendizaje; ii) mejora en la experiencia académica del alumno dentro y fuera del aula; iii) diversificación de los procesos de enseñanza; iv) análisis de los resultados según los diversos procesos de enseñanza y aprendizaje; v) aumento en las capacidades de investigación; vi) mejora en la gestión del conocimiento individual, colectivo e institucional; e vii) integración cultural.
Así también y al respecto de esta agenda, desde este espacio coincidimos con todos aquellos quienes como en el siguiente artículo, expresan que:
i) La cuestión de la próxima generación de plataforma de TI pasa más por la integración y gestión de la tecnología que por el uso de tal o cual tecnología en particular;
ii) La transformación digital del aprendizaje es un tema que va más allá de utilizar alguna tecnología en específico, pues se trata por sobretodo de una transformación cultural.

El fútbol, la tecnología y yo

En la semana que viene la Copa América Centenario USA 2016 entrará en su etapa decisiva y el domingo próximo el mundo del fútbol será testigo de su gran final. De las dieciséis selecciones que empezaron a competir por el máximo galardón hoy solo quedan cuatro en carrera. Brasil, siempre favorito, no es una de ellas. ¿La razón? El domingo último, un gol marcado en el minuto 75’ que mereció la atención de toda la prensa internacional decidió su partida de la justa continental. Una eliminación que en términos de la prestigiosa revista Goal sucedió bajo “circunstancias extremadamente controvertidas”.

Continúa leyendo “El fútbol, la tecnología y yo”

DOS MITADES, UN TODO

Patricio Lynch, el Comandante en Jefe de la fuerza expedicionaria chilena, visitaba en compañía del Almirante francés Du Petit Thouars uno de los hospitales de Lima, luego de la batallas de San Juan y Miraflores que provocaron la ocupación de la ciudad. Lynch, tratando de explicar las causas de la derrota peruana al almirante francés, se acercó a dos heridos peruanos y luego de dirigirles palabras consoladoras, les preguntó separadamente:

” – Y ¿para qué tomó Ud. parte en estas batallas?

Yo, le contestó el uno: “por don Nicolás”; y el otro: “por don Miguel”.

Don Nicolás, era Piérola; don Miguel, el Coronel Iglesias. Dirigió luego la misma pregunta a dos heridos del ejército chileno y ambos le respondieron con profunda extrañeza:

“¡Por mi patria, mi General!.”

Y Lynch, volviéndose a Du Petit Thouars, le dijo:

“Por eso hemos vencido. Unos se batían por su patria, los otros por don fulano de tal”.

Es lo que registra la historia.

“…los otros por don fulano de tal”.

¿Hoy en nuestro país, cuánto ha cambiado esto?

Esta noche, más de un siglo después, los resultados electorales nos podrían llevar a pensar que existen en el Perú dos mitades cada cual con su respectivo general, identificadas como sigue: el antifujimorismo y el fujimorismo; la democracia y la dictadura; la memoria y la falta de esta; la decencia y la indecencia; los ricos y los pobres; la indignación y la insatisfacción; y así. Sin embargo, desde un principio busquemos tener esto en claro, tales interpretaciones deberían ir quedando atrás toda vez que entender una situación tan compleja con extrema simplicidad resultaría por demás insuficiente. Significaría en último caso y una vez más, ser parte de la derrota en lugar de la victoria.

Reflexionemos.

Hoy en el Perú, existe una mitad que nos está haciendo ver todas las debilidades y peligros que nuestra democracia tiene que atender. Hoy existe una mitad que por diversas razones se identifica con lo inmediato y lo práctico, sin detenerse mucho en las formas. Hoy existe una mitad que es la parte vulnerable de nuestra democracia y que en buena medida nos está haciendo notar que el Estado, la justicia y la paz le son conceptos todavía abstractos. Hoy existe una mitad, que entiende como prioritario ese corto plazo, y está dispuesta a sacrificar cosas por ello.

Pero existe también una mitad que entiende que el Estado, la democracia, la justicia y la paz, no deben ser solo un conjunto de principios abstractos que se aprenden para ser repetidos sin mayor coherencia. Hoy existe una mitad que sabe bien que no tendremos mayor oportunidad si es que no logramos materializar dichos ideales. Hoy existe una mitad que nos está haciendo notar que luchará por “esa” institucionalidad. Hoy existe una mitad, consciente de que aquel es el camino largo pero seguro, y está dispuesta a sacrificar cosas por ello.

Ambas mitades, dos caras de una misma moneda.

Una mitad que tiene que recordar que la CVR ha establecido claramente que “el mayor número de víctimas, muertes y desapariciones forzadas, incluyendo los tres picos de 1984, 1989 y 1990, ocurrieron cuando el país tenía gobiernos democráticos, surgidos de elecciones libres, sin exclusión de partidos ni fraudes electorales, por lo menos antes del autogolpe del 5 de abril de 1992”. Tiene que reconocer también que hubo antes de Fujimori un presidente que, al recibir cartas con cuestionamientos de parte de Amnistía Internacional por la forma en que se violaban los derechos humanos en la lucha contra la subversión, señaló tajantemente que dichas misivas irían “directamente al tacho de basura”. Comprender que en términos económicos fue un gobierno elegido democráticamente el que nos llevó a una hiperinflación de 7.650%; y que fue el período comprendido entre 1975-1990 en el que nuestra economía sufrió la crisis macroeconómica más severa del siglo XX. Recordar que un funcionario de Estados Unidos declaró en 1987 que personal del sistema judicial peruano recibía dinero bajo la mesa de parte de abogados y clientes; y que dos años después un informe de la Agencia de Inteligencia de Defensa estadounidense afirmaba que los militares peruanos estaban involucrados con los traficantes de drogas. Esta mitad debe hacer memoria también de cuando el fiscal de distrito de la ciudad de Nueva York, Robert Morgenthau, declaró que dos altos funcionarios del BCR -su presidente Leonel Figueroa y su gerente Héctor Neyra- habían recibido sobornos por tres millones de dólares en operaciones que el propio Alan García conocía y aprobaba.

Memoria, sí. De ese tipo de hechos, también.

Más, la otra mitad tiene a su vez que entender que durante la década del 90 el objetivo de construir una autocracia estuvo por encima de la lucha antisubversiva; que en dicha década tuvimos un gobierno muy popular a la vez que autoritario y corrupto, en el cual se sucedieron el autogolpe de abril de 1992 y el cese masivo de jueces y fiscales. Reconocer también que un buen número de altos oficiales fueron reasignados o pasados a retiro solo por ser incómodos a la red de corrupción; que en ese período se perpetraron las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta, cuyos criminales fueron amnistiados por la ley 26479 promulgada por el propio Fujimori y aprobada por el CCD; que se emitieron más de un ciento de decretos legislativos sin la requerida deliberación parlamentaria; que la captura de Abimael Guzmán fue realizada por el GEIN, encabezada por el general Ketin Vidal, quien no pertenecía a la red de corrupción de Montesinos; que la Corte Suprema y la Fiscalía de la Nación fueron utilizados adecuadamente a las necesidades de la mafia.

Reconocer que los jueces se reunían en el SIN para servir a los propósitos del régimen y que en dicha sala se sobornaba a políticos, empresarios, congresistas, autoridades electorales, medios de comunicación, celebridades mediáticas; que el Congreso dominado por fujimoristas se hacía de la vista gorda para investigar violaciones de derechos humanos o la corrupción en sí misma; que se manejaba una prensa amarilla buscando desinformar y manipular a la población; que se pactaba con conocidos banqueros; que en oscuras operaciones se rescataba bancos a costa de los fondos públicos; que se benefició descaradamente a la minera Newmont-Buenaventura en un litigio judicial amañado por Montesinos a cambio de dinero.

Reconocer que con Boloña se firmaron 29 decretos secretos inconstitucionales; que se desviaron fondos de la privatización para actividades ilícitas; que la Caja de Pensiones Militar Policial se convirtió en un instrumento de la red de corrupción; que se pagó precios sobrevaluados por aviones rusos MIG-29; que se le pagó quince millones de compensación a Montesinos; que se utilizaron fondos antidrogas para perpetrar violaciones contra los derechos humanos; que se establecieron vínculos con el narcotráfico al punto tal que se encontraron 174 kilos de cocaína a bordo de un avión DC-8 perteneciente a la fuerza aérea peruana, destinado para uso del presidente; 162 kilos de cocaína en el BAP Matarani y 62 en el BAP Ilo, ambas naves de la marina peruana.

Cambio, sí. De eso y más, también.

Con todo, ambas mitades tienen a su vez que entender que recién en el 2006 el ingreso nacional promedio de un peruano volvió a ser similar al que recibía en 1975; que murieron más de 69.0000 personas durante el conflicto armado, de los cuales alrededor de dos terceras partes eran quechua-hablantes; que durante la evaluación nacional 2004 a estudiantes de 5to. de secundaria se volvió a verificar las deficiencias en comprensión lectora y matemática que subsisten al terminar la escolaridad (solo un 9,8% logra el nivel suficiente en comprensión lectora y un 2,9% en matemática); que la presión tributaria en el Perú (alrededor del 16-17% del PBI) está muy por debajo de los países más avanzados de América Latina (22-23%) y aún más rezagada de Europa (40%); que al día de hoy la delincuencia pasó a ser percibida como el problema principal para la población, seguida de la corrupción.

Hechos todos que no pretenden siquiera señalar la innumerable lista de situaciones sobre las que hay que reflexionar sino tan solo servir como ejemplos puntuales aunque significativos, de un conjunto de hechos sobre los que ambas mitades tendrían ya que obtener inobjetables enseñanzas.

Y no se trata solo de la historia.

Porque una mitad debe entender que a la fecha nuestra economía es saludable en lo macro, pero frágil en lo demás; que el desarrollo rural es una agenda pendiente; que durante el período 2007-2012 la probabilidad de salir de la pobreza de un pobre urbano ha sido el doble que la de un pobre en la sierra rural; que el número de movilizaciones, bloqueos de carreteras, plantones y tomas de locales, sumaron un total de 99 en la década del 80, 118 en la del 90 y un alarmante 294 en la del 2000; que hoy no es difícil hablar de un Perú oficial y un Perú profundo, uno de inclusión y otro de exclusión. Y así, tantas otras cosas más. Dicha mitad, debe pues comprender con toda claridad que existe otra mitad que se reclama insatisfecha y que una forma de política basada en un clientelismo moderno ha sido validada, una fórmula sustentada en toda esa exclusión a la que hacemos mención. El fujimorismo nos ha demostrado con creces que la política tiene que estar conectada con “ese” Perú profundo. Aquella mitad debe entender que hoy es precisamente una mitad gracias al apoyo decidido de Verónika Mendoza; debe también darse cuenta que nuestros valores democráticos están en riesgo y que existe en nuestro sistema una debilidad cada vez mayor que puede ser todavía aprovechada por un mejor postor. Debe comprender que sin acciones claras y concretas al respecto, sin verdaderas semillas hacia el desarrollo el riesgo permanecerá intacto y seguirá creciendo, poniendo en juego todo lo que hasta ahora hemos recuperado.

Conciencia, sí. De eso también.

Más, la otra mitad debe entender que al día de hoy un 44% considera que es muy creíble que la campaña de Keiko Fujimori haya sido financiada en parte con dinero del narcotráfico. Sensación que genera indignación en la otra mitad. Indignación, no odio como más de uno se ha animado a pensar. Indignación, aquella capacidad de denunciar, protestar y resistir, de saber decir no, y de hacer frente a todo aquello que no resulte legítimo. Al respecto, aquella mitad debe reflexionar que una sombra oscura todavía persiste sobre la opción que sustentan y que si bien nadie en su sano juicio puede considerar que tal sombra representa a toda esa mitad ni mucho menos, lo cierto es que toda sospecha les juega en contra. Más, cuando está probado que es la institucionalidad la que sostiene un crecimiento prolongado y resistente a alguna volatilidad internacional. Y debe empezar a aceptar que dicha institucionalidad no se construye con dudas, con desconfianza, con temores vigentes. Dicho de otra manera, debe quedar claro que no se siembra un árbol sobre tierra estéril, no se cura una herida sin primero limpiarla, y no se merece una nueva oportunidad sin un perdón sincero. Esto es, sin acciones claras y concretas al respecto, sin verdaderas semillas de lucha en contra de todos esos delitos, violaciones y atrocidades que perduran en la memoria de los peruanos, es insensato arriesgar lo que hasta ahora se ha recuperado.

Rostro nuevo, sí. De eso también.

Y así, los líderes, actores políticos, partidarios, simpatizantes y electores todos debemos recordar que si bien entre 2004 y 2012, la pobreza en términos puramente monetarios se redujo a menos de la mitad y que durante la última década tuvimos la inflación más baja de América Latina; es cierto también que de cada 10 peruanos no considerados pobres, 4 de ellos lo son para todo efecto práctico. Deben además tener presente que en el 2013 la CEPAL determinó que casi el 40% de la PEA urbana en el Perú tenía un empleo vulnerable; que la productividad de nuestra economía medida en términos PTF recién pudo recuperar en el 2008 los niveles que tenía en 1962; que el crecimiento de nuestra economía no es garantía de verdadero desarrollo si solo seguimos dependiendo de nuestras materias primas. Que no es posible dejar de reconocer a los que no votaron igual que nosotros, porque es sabido que una polarización produce una mayor exclusión y marginación social. Que de una vez por todas se tiene que poner el énfasis debido en la mejora de la educación como pilar generador de ventajas competitivas. En definitiva, se debe entender que no se puede arriesgar todo lo ganado, y que tanto nos ha costado.

Reflexionemos, porque si no entendemos bien esto, en unos años más alguien nos preguntará ¿por qué el Perú perdió la guerra contra la injusticia, la violencia, la desigualdad, el subdesarrollo? Conversemos, porque si no entendemos bien esto, en unos años se nos volverá a hacer esa pregunta, y derrotados como aquel soldado peruano cualquier respuesta solo resultará ilógica. Actuemos, porque si no entendemos bien esto, en unos años más, tanto la indignación de una mitad como la insatisfacción de la otra, no tendrán más remedio que transitar hacia la frustración. Y eso, frustración, será lo único que dejaremos a nuestros hijos. ¿Pero, por qué perder la oportunidad?

Por todo eso y más, juntos empecemos de una vez.

Me gustas, lo sé

 

Me gustas
lo sé
lo digo en paz,

con tus complejidades
lo sé
porque ellas te hacen humana,
con tus encantos
lo sé
porque ellos te hacen un ángel. 

Me gustas
lo sé
lo digo en paz,
lo escribo con calma
lo sé
porque a mi alma,

…le gusta tu alma.

  • Publicado inicialmente en mi cuenta de Facebook el 12 de enero de 2015

Día Internacional del Libro y del Derecho de Autor

En esta fecha tan especial comparto aquí algo que escribí, unas cuatro líneas que probablemente quienes hemos tenido la suerte de aprender de lecturas encantadoramente complejas, entenderemos bien de qué va todo esto. Y dice así:

MIL VECES MÁS

Siento mil veces que en ti vibro
leyendo tus emociones como un loco,
son textos que se encienden sin un foco
pero aprendo y aquello importa poco,
si te siento mil veces más que un libro.

@albertdiaz

Eso sí, y visto lo anterior, espero que en mi modesta experiencia, Cervantes, El Inca Garcilaso y Shakespeare, me disculpen por mi osadía y sepan entender.

¡Feliz Día Internacional del Libro y del Derecho de Autor!

  • Publicado inicialmente en mi cuenta de Facebook el 23 de abril de 2015

Ley Pulpín. Un aspecto de fondo y no de forma

En el 2005, un estudio publicado por Gustavo Yamada del Centro de Investigación de la Universidad del Pacífico al respecto de las horas de trabajo en el Perú Urbano concluía que “mientras menor es la remuneración real por hora en el mercado, mayores son las horas de trabajo ofertadas”. Un comportamiento que “ayudaría a explicar” la razón por la cual las horas trabajadas por los hombres en Lima Metropolitana pasó de un promedio de 50.3 horas semanales en 1985 a 54.8 horas en el 2000 [http://cies.org.pe/…/horas-de-trabajo-determinantes-y-dinam…].

Más, si ampliamos la mirada hacia el ámbito nacional observaremos que, según información elaborada por la Dirección de Investigación Socio Económico Laboral (DISEL) y que está actualmente disponible en el portal del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo, durante el 2013 un 48,2% de la PEA nacional trabajó 48 horas semanales o más; en tanto que un 21% lo hizo 60 horas o más [http://www.mintra.gob.pe/…/peru_total_region_008_2001-2013.…]. Así también, en marzo de 2012, el entonces ministro de Trabajo, José Villena, declaraba en un programa local que la jornada de trabajo en nuestro país era en promedio de 13 horas diarias [http://www.larepublica.pe/…/la-jornada-de-trabajo-en-el-per…].

Esto es, casi una década después, aquello de “mientras menor es la remuneración…mayores son las horas de trabajo ofertadas”, sigue explicando bastante bien mucho de lo que actualmente observamos en nuestro mercado laboral nacional. Sin embargo, el problema con este comportamiento es que a la luz de recientes estudios esto estaría afectando directamente a la competitividad de las propias empresas. Un tema que el propio Michael Porter ha mencionado y que explicaré en un siguiente post a propósito de la polémica Ley Pulpín.

 

  • Publicado inicialmente en mi cuenta de Facebook el 22 de diciembre de 2014

El triunfo moral del Borussia Dortmund sobre el Bayern Munich [1 noviembre 2014]

Yo no solo quiero ganar, quiero sentir”, dijo una vez Jürgen Klopp -entrenador del Borussia Dortmund- y este hermoso gol lo ratifica.

Saque de arquero, tres toques, centro y gol. 30 minutos del primer tiempo y… ¡goooooolazo! frente al todopoderoso Bayern Munich, en el propio Allianz Arena.

El fútbol es emoción.

A inicios de este año, la prestigiosa revista alemana Sport Bild, publicó que el Bayern gasta 203 millones de euros al año en mantener su actual plantilla de jugadores. Una cifra por encima de lo que gasta el propio Barcelona o Real Madrid, estando solo el Chelsea y el Manchester City por encima de los bávaros. Así también, Pep es el entrenador mejor pagado del mundo con 17 millones de euros al año, en tanto que a su vez, Kloppo, como lo llaman sus amigos y colegas, gana 4,3 millones. En la Champions, el Dortmund marcha invicto y líder en su grupo, lo mismo que el Bayern.

Hoy se enfrentaron ambos por la bundesliga y ganó el Bayern 2-1, luego del voltear el partido con gol de Robert Lewandowski, ex-delantero del Dortmund, y un penal. Enhorabuena por los dirigidos por Pep; sin embargo, como hincha del fútbol, me quedo con lo hecho por el Dortmund y hasta puedo animarme a decir que su gol bien vale por más. Una belleza total. Irrepetible, emocionante, mágica. Una magia de fútbol en su mayor expresión. La mejor demostración del juego en equipo con la más alta efectividad.

“Si los espectadores quieren emociones pero tú les ofreces una partida de ajedrez sobre hierba, alguna de las dos partes tendrá que buscarse un estadio nuevo. Los 60.000 dortmundeses que llenan las gradas no vienen para sentarse a contemplar distraídamente un partido de fútbol. ¡Quieren pasión!”. Dijo otra vez Kloppo.

¡Cuánta razón!

Continúa leyendo “El triunfo moral del Borussia Dortmund sobre el Bayern Munich [1 noviembre 2014]”

8 DE OCTUBRE, ALGO MÁS QUE UN COMBATE

Transcurría la mañana del 10 de julio de 1879 y el capitán chileno Castleton, al mando del Matías Cousiño, recibía luego de una inútil defensa y posterior diálogo con nuestro héroe Miguel Grau, la siguiente petición de éste último:

“Bien capitán, embárquese en sus botes porque lo voy a echar a pique” [1].

Una solicitud que sería luego agradecida por el oficial chileno en una carta que a su vez Grau respondiera el 14 de agosto de ese mismo año, y en la cual nuestro héroe nacional le señalaba lo siguiente: “[mi conducta] fue inspirada por un sentimiento de humanidad, el mismo que emplearé con todo buque… en caso semejante, no mereciendo por ello ninguna expresión de gratitud” [2].

Una cuestión de humanidad.

Aquella que tuviera también Grau el miércoles 21 de mayo de 1879 cuando durante el Combate de Iquique: “sesenta y dos hombres de las aguas, que unidos a los sobrevivientes del primer y segundo intento de abordaje, totalizaban sesenta y ocho prisioneros. Los náufragos chilenos, que se encontraban ‘completamente desnudos excepto dos ó tres que conservaban la camisa’, fueron formados en cubierta y personalmente Grau dispuso que se atendiera a los heridos y se les proveyese de ropa y alimentos” [3].

La misma humanidad que de igual forma expresara el 2 de junio de ese año, doña Carmela Carbajal viuda de Prat, cuando respondiéndole a Grau la carta que éste le enviara, escribiera:

“…con hidalguía del caballero antiguo, se digna Ud. acompañarme en mi dolor, deplorando sinceramente la muerte de mi esposo y tiene la generosidad de enviarme las queridas prendas que se encontraban sobre la persona de mi Arturo, prendas para mí de un valor inestimable por ser, o consagradas por su afecto, como los retratos de familia, o consagradas por su martirio, como la espada que lleva su adorado nombre… tengo la conciencia de que el distinguido jefe, que arrostrando el furor de innobles pasiones sobreexcitadas por la guerra, tiene hoy el valor, cuando aún palpitan los recuerdos de Iquique, de asociarse a mi duelo y de poner muy alto el nombre y la conducta de mi esposo en esa jornada, y que tiene aún el más raro valor de desprenderse de un valioso trofeo, poniendo en mis manos una espada que ha cobrado un precio extraordinario por el hecho mismo de haber sido jamás rendida; un jefe semejante, un corazón tan noble, se habría, estoy segura, interpuesto, de haberlo podido, entre el matador y su víctima y habría ahorrado un sacrificio tan estéril para su patria como desastroso para mi corazón… es altamente consolador en medio de las calamidades que origina la guerra, presenciar el grandioso despliegue de sentimientos magnánimos y luchas inmortales que hacen revivir en esta América las escenas y los hombres de la epopeya antigua…” [4]

Es decir, una humanidad que se muestra superior a todo resentimiento. Una que permite a quienes la practican la posibilidad de estar en paz.

Y seguir.

Porque en la vida más de una vez se nos presentará la oportunidad en la que optemos por ejercer esta humanidad.

O quizás también, en la que decidamos no profesarla.

“Se perdona pero no se olvida”, más de una vez hemos escuchado decir.

Pero, ¿y cuál es el precio de eso?

“… El principito, que me acosaba a preguntas, nunca parecía oír las mías. Y sólo por palabras pronunciadas al azar pude, poco a poco, enterarme de todo…” [5].

Antoine de Saint-Exupéry dedicó su afamada obra a “León Werth, cuando era niño”, escribiendo lo siguiente:

“Pido perdón a los niños por haber dedicado este libro a una persona grande. Tengo una seria excusa: esta persona grande es el mejor amigo que tengo en el mundo. Tengo otra excusa: esta persona grande puede comprender todo; hasta los libros para niños. Tengo una tercera excusa […]. Si todas estas excusas no fueran suficientes, quiero dedicar este libro al niño que esta persona grande fue en otro tiempo. Todas las personas grandes han sido niños antes. (Pero pocas lo recuerdan.) Corrijo, pues, mi dedicatoria:

A LEÓN WERTH
Cuando era niño.”

Quizás y entonces, volviendo a nuestra pregunta, tendríamos que preguntarle al niño que fuimos: ¿por qué perdonar y olvidar?

Quién sabe si con toda su sabiduría, él nos respondiera:

“Para seguir jugando”.

O lo que sería lo mismo:

Para seguir viviendo.

¡Feliz 8 de octubre para todos!

_______

[1] “Miguel Grau, el hombre y el mar” / Jorge Ortiz Sotelo. Lima: Fondo Editorial del Congreso del Perú, 2003. p. 223
[2] Ídem, p. 224
[3] Ídem, p. 200
[4] Ídem, p. 204
[5] “El Principito” / Antoine de Saint-Exupéry. Tercera edición. Buenos Aires: Emecé 2012; p.8

Continúa leyendo “8 DE OCTUBRE, ALGO MÁS QUE UN COMBATE”