LA TRANSFORMACIÓN DE LOS MERCADOS DE ABASTOS EN EL PERÚ: HACIA LA ELABORACIÓN E IMPLEMENTACIÓN DE UNA POLÍTICA PÚBLICA

LA TRANSFORMACIÓN DE LOS MERCADOS DE ABASTOS EN EL PERÚ: HACIA LA ELABORACIÓN E IMPLEMENTACIÓN DE UNA POLÍTICA PÚBLICA

Categoría : Desarrollo Productivo

[Visto: 127 veces]

INTRODUCCIÓN

El Censo de Mercado de abastos realizado el año 2016 identificó que a nivel nacional existe 2612 mercados de abastos que agrupan según el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo a 2´843,907 de trabajadores pertenecientes al sector comercio mayorista y minorista.

La literatura define a los mercados de abastos como una cadena sin precedentes de establecimientos comerciales presentes a lo largo y ancho del país, que ofrece una canasta variada de productos alimenticios y servicios.  Asimismo, en el mercado interno constituyen el principal canal de abastecimiento y comercialización de productos alimenticios agrícolas. Se estima que comercializan el 70% del abastecimiento de este tipo de productos.

En este contexto, los mercados de abastos en nuestro país, presentan barreras que limitan su competitividad, generan ineficiencias en la distribución de alimentos y afectan la cadena de valor gastronómica, entre las principales barreras tenemos: i) inadecuada infraestructura y equipamiento, ii) administradores y conductores con limitadas capacidades para la gestión, iii) deficientes prácticas de manipulación y salubridad, iv) inadecuada gestión de residuos sólidos, v) ausencia de políticas de promoción para su modernización, y vi) débil gobernanza y marco legal difuso.

Al respecto, esta crisis ha sido una constante culpabilizar a los mercados de abastos de su incapacidad en saber adecuarse a los nuevos hábitos de los consumidores. A los cambios de gusto y tendencias de la sociedad, las respuestas de los mercados han sido mala gestión, incapacidad de modernizarse por parte de los comerciantes, abandono por parte de las autoridades locales con el consecuente mal estado de los edificios, etc[1].

En el caso peruano las funciones en materia de comercio interno la tienen el Ministerio de la Producción, previamente existieron intentos institucionales de trabajar herramientas para los mercados de abasto como en el año 2008 con la creación del “Programa Mi Mercado” del Programa Mi Empresa del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo[2] el cual fue un intento aislado por parte del Estado de mejorar la infraestructura cuyos resultados fueron los siguientes:

  • 13 Proyectos de infraestructura concluidos,
  • 1780 comerciantes de abastos participando en el Producto Integral Mi Mercado,
  • 1400 créditos articulados, a través de Subastas Financieras.

Durante los años 2015 y 2016, el Ministerio de la Producción volvió a gestionar instrumentos de promoción de manera aislada con la estrategia de “Mi Mercado Productivo” y la creación del “Premio Mi Mercado Productivo” en el marco del Plan de Diversificación Productiva[3]. Un paso fundamental en esta cronología fue la aprobación de los “Lineamientos Generales de la Política Nacional para la Competitividad de los Mercados de Abastos” aprobado mediante Resolución Ministerial N° 196-2016- Produce.

En el año 2017 se modificó el Reglamento de Organización y Funciones del Ministerio de la Producción se designó a la Dirección General de Desarrollo Empresarial del Despacho Viceministerial de MYPE e Industria como el órgano encargado de la promoción y/o capacitación en materia de comercio interno. Durante este periodo se han desarrollado las siguientes:

  • Se dictaron talleres de implementación del manual de buenas prácticas bodegueras y la implementación de la Guía de Gestión para mercados de abastos minoristas.
  • Asimismo, dentro de la Comisión Multisectorial OP 6.6 “Creación de nuevos Mercados Modelos” del Plan Nacional de Competitividad, las herramientas necesarias para la implementación en infraestructura y gestión para los mencionados mercados, los cuales deberán ser transformados en manuales didácticos para su implementación en cada uno de los rubros de negocio que se desarrollan dentro de los mercados minoristas.

En el año 2019 se creó la Comisión Multisectorial de naturaleza temporal para el diseño de los pilotos de mercados de abastos tiene por objeto elaborar un informe técnico final que contenga la propuesta del diseño de los pilotos de mercados de abastos para el Perú, en el marco de la Medida de Política N° 6.6 denominada: “Nuevo modelo de mercados de abastos” del Objetivo Prioritario N° 6 denominado: “Generar las condiciones para desarrollar un ambiente de negocios productivo” del Plan Nacional de Competitividad y Productividad, aprobado por Decreto Supremo N° 237-2019-EF.

Finalmente, podemos señalar el Decreto de Urgencia N° 073-2020, Decreto de Urgencia que facultó al Ministerio de la Producción a implementar mercados temporales frente a la emergencia sanitaria a consecuencia del covid-19, tiene por objeto establecer medidas complementarias en materia económica y financiera para facultar al Ministerio de la Producción a través del Programa Nacional de Diversificación Productiva (PNDP) a implementar cincuenta (50) mercados temporales, con la finalidad de generar condiciones óptimas para el abastecimiento de los productos de primera necesidad en las ciudades del país, frente a la Emergencia Sanitaria producida por el brote del COVID-19 con un financiamiento de S/ 6 098 792,00 (SEIS MILLONES NOVENTA Y OCHO MIL SETECIENTOS NOVENTA Y DOS Y 00/100 SOLES)

EL VALOR DE LOS MERCADOS DE ABASTOS

Conforme a la Encuesta Nacional de Hogares del año 2014, el 50% de los alimentos comprados por los hogares se realizó en el mercado minorista y el otro 6% en mercados mayoristas. Asimismo, 2 215 mercados se encuentran registrados en el Directorio Central de Empresas y Establecimientos del Instituto Nacional de Estadística e Informática INEI. De estos, 1 769 se encuentran ubicados en Lima y 446 en Regiones.

 Al respecto, un primer punto para realzar es el valor del mercado de abasto como un “espacio social” de intercambio como lo señala el antropólogo Juan Ignacio Robles:

El mercado minorista, comercio agrupado por excelencia, tal y como  hoy la conocemos, cumple, por tanto, una función de estructuración de las relaciones sociales dentro del espacio urbano, relacionándose también con una forma específica de “uso del espacio”, de “forma de vida” y, finalmente, definiendo un modelo distintivo de ciudad y de barrio vertebrado alrededor de las relaciones vecinales en un espacio social equilibrado y sostenible[4]

El segundo punto para realzar se relaciona con la producción alimentaria industrial y el análisis de su actual modelo de distribución a escala mundial:

Nuestros hábitos alimentarios y de consumo han sufrido, en los últimos años, una profunda transformación. La aparición de los supermercados, hipermercados, cadenas de descuento, autoservicios (lo que se ha venido en llamar distribución moderna) han contribuido a la mercantilización del qué, el cómo y el dónde compramos supeditando la alimentación, agricultura y el consumo a la lógica del capital y del mercado[5]

Un tercer punto, es la relevancia que ha tomado los mercados de abastos debido a la pandemia en consecuencia con mercados de abastos competitivos beneficiara a todos los peruanos.

DEBEMOS TENER UNA POLÍTICAS PÚBLICAS DE TRANSFORMACIÓN DE LOS MERCADOS DE ABASTOS

En este contexto, cual ha sido la respuesta por parte del Estado peruano ante la situación antes señalada una primera respuesta se da en la década de los años 90 donde se intentó privatizar los mercados de abastos lo cual contaba con un tinte ideológico el Estado no puede subvencionar a los comerciantes[6]. Dicha corriente no llego a concretizarse por completo en el País.

Años después el tema de mercados de abastos no se encontraba en la agenda pública nacional hasta la emergencia sanitaria producida por el COVID. Al respecto, la Defensoría del Pueblo público este año el Informe Especial N° 010-2020-dp, en donde hace una descripción de las falencias y la problemática de los mercados de abastos.

La ruta que proponemos para esta transformación de los mercados de abastos, son los siguientes:

  • Fortalecer la Infraestructura de Mercados de Abastos, no solo de manera temporal sino de manera permanente con instrumentos creados para este fin,
  • Fortalecer los instrumentos de financiamiento a los mercados de abastos a nivel nacional,
  • Facilitar el desarrollo de herramientas tecnológicas que faciliten la adaptación digital de los locales o negocios comerciales,
  • Elaborar y promover los modelos de gestión para los mercados de abastos; y
  • La creación instrumentos transversales que ayuden a mejorar la competitividad de los mercados de abastos. (capacitación y asistencia técnica)

Finalmente, un tema pendiente en la agenda pública es discutir la institucionalidad no solo de la promoción de los mercados de abastos; sino del Comercio Interno en el país.

CONCLUSIÓN

Es necesario por parte del Estado peruano articular los esfuerzos públicos y privados para la elaboración e implementación de una política pública que atienda a este importante número de comerciantes; asimismo, hoy es imprescindible la transformación de estos mercados de abastos hacerlos competitivos en el contexto de la emergencia nacional.

BIBLIOGRAFÍA 

[1] MAIELLO Vincenzo; Análisis de los procesos de transformación de los mercados municipales de abastos de Madrid. Año 2014.página 6

[2] MI MERCADO fue un producto integral que formaba parte del Programa Mi Empresa en el MTPE, que unió los esfuerzos del Estado y los comerciantes con la finalidad de modernizar y mejorar los mercados de abastos, para que estos puedan ser competitivos ofreciendo productos, servicios y soluciones con calidad y alto valor agregado que logren la plena satisfacción del consumidor.

[3] Aprobado por Decreto Supremo N° 004-2014-PRODUCE

[4] ROBLES Juan I. (2008) Comercio Urbano en Espacios metropolitanos. Mercados, vidas y barrios. Distribución y Consumo, septiembre-octubre 2008

[5] VIVAS Esther (2007) La distribución moderna: la invasión de los supermercados. Revista Viento Sur Número 94/noviembre 2007.

[6] El caso español en los años 90 el Ayuntamiento de Madrid se intentó vender los puestos de concesión municipal a los comerciantes “El Ayuntamiento no puede gastar su dinero en subvencionar a unos comerciantes privados; se les puede ayudar, dar ideas, hacerles estudios de mercado, pero la iniciativa tiene que salir de ellos mismos” (El País)

Puntuación: 0 / Votos: 0

About Author

Carlos Eduardo Pasache Cardenas

Abogado de profesión. Egresado de la Maestría en Derecho de la Empresa y candidato a Master en Ciencia Política y Gobierno, ambos en la Pontificia Universidad Católica del Perú. Cuenta con más de 10 años de experiencia profesional en el sector público, donde he desempeñado cargos técnicos y directivos. Con amplio conocimiento en materia de derecho administrativo, gestión pública y políticas públicas.

Deje una respuesta

Enlaces

Suscripción

Ingrese su correo electrónico para notificarlo de las actualizaciones de este blog: