Breves apuntes sobre Maquiavelo

Breves apuntes sobre Maquiavelo

Categoría : Ciencia Política

[Visto: 718 veces]

I.-Introducción

En la historia del pensamiento político muchos autores han proporcionado un objeto específico al concepto de lo “político” así tenemos: (i) el objeto de la política es el Estado (Weber); (ii) y otros autores que identifican que objeto de la política es el poder (Maquiavelo, Duverger y Bobbio).

En esta línea de ideas, Maquiavelo entiende que la política es una actividad específica del hombre y es distinta a la religión y de la ética. El objetivo de la política es la lucha del poder per se. Se puede señalar, que el autor no le interesa el ejercicio del poder propiamente dicho; sino su adquisición y conservación como se muestra en la obra “El Príncipe” en el Capítulo I “cuantas clases de principado hay, y de modo ellas se adquieren” y en la serie de consejos a este. La tendencia de Maquiavelo es “abstraer la política de toda consideración y escribir acerca de ella como si fuera un fin” (Sabine, 1968: 255).

En este contexto, la importancia de Maquiavelo es el método para alcanzar los fines del príncipe como se señala:

 A menudo se ha afirmado que la originalidad del argumento de Maquiavelo en estos capítulos se encuentra en el hecho de que divorcia la política de la moral, y por consiguiente subraya “la autonomía de la política”. Pero esta interpretación parece incluir un error en la relación entre su visión y las de sus contemporáneos. Maquiavelo y los autores más convencionales de obras sobre el gobierno principesco están en completo acuerdo, según hemos visto, acerca de la naturaleza de las metas que el príncipe debe fijarse. Como repetidas veces lo afirma Maquiavelo, su objetivo debe ser “conservar su Estado”, “lograr grandes cosas” y tender hacia los objetivos más elevados de honor, gloria y fama (pp. 99, 101). La diferencia decisiva entre Maquiavelo y sus contemporáneos se encuentra en la naturaleza de los métodos que consideraron apropiados para alcanzar estos fines (…) Así, la diferencia entre Maquiavelo y sus contemporáneos no puede caracterizarse adecuadamente como una diferencia entre una visión moral de la política y una visión de la política como divorciada de la moral. Antes bien, el contraste esencial es entre dos morales distintas: dos explicaciones rivales e incompatibles de lo que, a la postre, debe hacerse (Skinner 1993, 159-160).

II.-Diferencias para Maquiavelo entre Principados y Repúblicas.

Las principales diferencias que muestra Maquiavelo entre Principados y Repúblicas se muestra en el cuadro siguiente:

 Cuadro I: diferencias entre Principados y Repúblicas

Según Maquiavelo

PRINCIPADOS

REPÚBLICAS

1

Constitución de los Principados

“Los principados son, o

hereditarios cuando la familia del que los sostiene los poseyó por mucho tiempo, o son

nuevos”(El Príncipe pag.3)

La constitución republicana

Hablare de las que se vieron libre de toda exterior servidumbre y se gobernaron a su arbitrio o como repúblicas o como monarquías las cuales las cuales por ser diverso origen tuvieron también distinta constitución y leyes” (Discurso sobre la primera década de tito libio, pag.63)

2   PERIOSIDAD

Una república tiene una vida más larga y conserva por más tiempo su buena suerte que un principado

(Discurso sobre la primera década de tito libio libro III,)

3 La Libertad

Sostuvieron que el principal asunto del gobierno consistía en mantener al pueblo no tanto en estado de libertad como de seguridad y de paz (El Príncipe pag.113-114)

La Libertad

Maquiavelo no entiende que el término “libertad” llegó a connotar tanto la independencia política cuanto el autogobierno repúblicano.

 

4

Virtus

La virtús del gobernante es considerada como una fuerza

asombrosamente creadora, clave para “conservar su estado” y capacitarlo a rechazar a sus enemigos

Virtus

Como la cualidad que capacita al hombre a combatir el poder de la fortuna y a alcanzar los objetivos de honor, gloria y fama.

5  

“El príncipe no debe tener otro pensamiento ni cultivar otro arte más que la guerra, el orden y la disciplina de los ejércitos” Cap. XIV del El Príncipe.

No existe el concepto republicano de ciudadanía.

Concepto Republicano de ciudadanía

El valor de un ciudadano no debe medirse por lo rancio de su linaje ni por la extensión de su riqueza sino, antes bien, por su capacidad de desarrollar sus talentos, de alcanzar un sentido apropiado de espíritu público y de desplegar así sus energías al servicio de la comunidad.

6 Destinatario de las Obras:

El Príncipe

Destinatario de las Obras

Cuerpo de ciudadanos

Fuente: Elaboración Propia.2014

III.-Vigencia de las ideas de Maquiavelo

La vigencia de la ideas de Maquiavelo es plena; una de las ideas fuerza de la obra El Príncipe es la adaptación del Príncipe a las circunstancias, es decir el Príncipe debe ser “mitad bestia y mitad hombre[1]” nuestras crisis políticas en los últimos años se han dado más bien porque nuestros gobernante no tiene los reflejos políticos adecuados a fin de anticiparse a la coyuntura política.

Asimismo, el autor señala que los políticos que actúan por motivos sublimes desconocen la materia con la que operan, por eso al final la realidad siempre los derrota[2]. Maquiavelo, nos señala que los hombres son “En la generalidad de los casos, son ingratos, hipócritas, cobardes en el peligro, y codiciosos” (Cap. XVII, El Príncipe).En esta línea de ideas, el ilustre historiador peruano Jorge Basadre describía en la promesa de la vida peruana lo siguiente:

 

(…) Porque la promesa de la vida peruana sentida con tanta sinceridad, con tanta fe y con tanta abnegación por próceres y tribunos, ha sido a menudo estafada o pisoteada por la obra coincidente de tres grandes enemigos de ella: los Podridos, los Congelados y los Incendiados. Los Podridos, han prostituido y prostituyen palabras, conceptos hechos e instituciones al servicio de sus medros, de sus granjerías, de sus instintos y de sus apasionamientos. Los Congelados se han encerrado dentro de ellos mismos, no miran sino a quienes son sus iguales y a quienes son sus dependientes, considerando que nada más existe. Los Incendiados se han quemado sin iluminar, se agitan sin construir. Los Podridos han hecho y hacen todo lo posible para que este país sea una charca; los Congelados lo ven como un páramo; y los Incendiados quisieran prender explosivos y verter venenos para que surja una gigantesca fogata[3].

 Es así, que en la actual coyuntura política peruana El Príncipe se encuentra completamente vigente, otro ejemplo significativo es el estudio de los ministros y/o secretario capitulo XXII en el cual refiere que “los que manejan los negocios de un Estado no deben pensar en sí mismos; sino en el Príncipe”  en estos últimos años  se discutió el tema del conflictos de interés por parte de los ministros y su accionar en la política peruana, la pregunta es pensaran los actuales ministros en el “príncipe”.

 Finalmente, sus consejos y humanismo trascienden a él, el cual puede resumirse en la siguiente frase:

 

Los hombres pueden secundar la fortuna pero no oponerse a ella (…) pueden tejer su estructura, pero no romperla. De hecho, nunca deberían darse por vencidos, ya que, en la medida en que no conocen su fin y que éste transcurre por vías oblicuas y desconocidas, deben tener siempre esperanza y nunca rendirse, independientemente de la fortuna y los sudores en los que se vean[4].

 

[1] MAQUIAVELO, Nicolas El Príncipe, Editorial Universo México 1975 pag.97.

[2] KISINGER, Henry, Diplomacia México Fondo de cultura económica 1995 pag. 457

[3] BASADRE Jorge. Perú: Problema y Posibilidad. Lima; Studium; 5ta. Edición, 1987; pag. 415

[4] MAQUIAVELO, Nicolas Discursos sobre la primera década de Tito Livio, cit., Libro II, cap. 29

Puntuación: 0 / Votos: 0

About Author

Carlos Eduardo Pasache Cardenas

Abogado de profesión. Egresado de la Maestría en Derecho de la Empresa y candidato a Master en Ciencia Política y Gobierno, ambos en la Pontificia Universidad Católica del Perú. Cuenta con más de 10 años de experiencia profesional en el sector público, donde he desempeñado cargos técnicos y directivos. Con amplio conocimiento en materia de derecho administrativo, gestión pública y políticas públicas.

1 Comentario

susanrey

21 agosto, 2015 a 3:56 am

“Maquiavelo entiende que la política es una actividad específica del hombre y es distinta a la religión y de la ética.” Creo que esta es la mejor explicación de lo político

Deje una respuesta

Enlaces

Suscripción

Ingrese su correo electrónico para notificarlo de las actualizaciones de este blog: