Relaciones humanas y sexología

[Visto: 738 veces]

RUBEN – Corto LGTB contra la homofobia – Holanda – sub – español

La Iglesia ante la homosexualidad

John Macneill, S.J. fue un Sacerdote jesuita Norteamericano, es el autor de un libro titulado La Iglesia ante la homosexualidad, que apareció en Estados Unidos
Fué antiguo profesor de teología moral en el desaparecido Woodstock College y en Ia Universidad de Fordham
Escribió el libro La Iglesia ante la homosexualidad,  primero fue aprobado para publicarse pero luego le fue retirado el permiso por la Congregación para la Doctrina de la Fe , cuyo pedido (que el libro sea retirado) se hizo justo en las vísperas de una conferencia que su autor iba a dar en Dignity, la Asociación de Homosexuales Católicos. El padre Macneill se declaró «psíquicamente homosexual, pero respetuoso del voto de castidad»….


Dice:
La necesidad de una definición de homosexualidad
El teólogo Curran no intenta, desgraciadamente, definir qué entiende en concreto por el término homosexual. En consecuencia, se considera en libertad de suponer que lo que suele traducirse en los
textos bíblicos por el mismo término que se utiliza hoy, aludía realmente a la misma condición. Puede alegarse, sin embargo, 1) que a lo que se alude, sobre todo en el Nuevo Testamento, con el término homosexualidad no es en absoluto la misma realidad, o 2) que los autores bíblicos no manifiestan la misma comprensión de esa realidad que tenemos hoy. Además, puede haber serios motivos para creer que lo que se entiende hoy por verdadero homosexual y su actividad no fue
objeto de condena moral explícita en las Sagradas Escrituras.
El prefijo «homo» de la palabra homosexual se deriva de la raíz griega que significa «igual» y no de la palabra latina que significa «hombre». En consecuencia, designa a cualquiera a quien atraiga sexualmente alguien de su mismo sexo, e incluye a los varones homosexuales y a las mujeres, o lesbianas.
La mayoría de los seres humanos son capaces de actividad homosexual o heterosexual, independientemente de su propia orientación sexual psicológica. Muchos homosexuales se casan y tienen hijos, frecuentemente como tentativa de ocultar su inclinación sexual. Por otra parte, no hay una conexión inevitable entre la conducta homosexual abierta y la condición psicológica permanente de la homosexualidad. Muchas personas que han tenido experiencias homosexuales no tienen una inclinación homosexual predominante, sino una inclinación claramente heterosexual. En consecuencia, es importante que el moralista establezca siempre con toda claridad la distinción entre actividad homosexual y condición homosexual. Es sin duda muy diferente el juicio moral que merece el heterosexual que se permite actividades homosexuales, y el que merece el verdadero homosexual, para el que la misma conducta es una expresión de amor.
Kinsey se limitó exclusivamente a la conducta objetiva en su estudio científico de las costumbres sexuales norteamericanas, dejando a un lado la cuestión subjetiva de la orientación sexual de los encuestados. Según Kinsey, el 37 % de la población masculina había tenido alguna experiencia homosexual clara.[23] En la mayoría de los casos, estas experiencias parecían implicar poco más que una experimentación transitoria que no impedía una realización heterosexual satisfactoria
después. Hay varias otras formas de práctica homosexual fugaz que pueden considerarse circunstanciales, y que no indican una condición psicológica verdaderamente homosexual. Por ejemplo, cuando un grupo de hombres permanece aislado durante largos períodos de tiempo, apartado de la compañía de las mujeres (en las cárceles o en el mar), algunos de entre ellos adoptarán una conducta homosexual;
pero la mayoría de ellos prescindirán normalmente de su conducta homosexual y reanudarán una orientación heterosexual una vez concluya la situación de aislamiento. Hay otras formas de conducta
homosexual condicional que no indican necesariamente una condición homosexual y pueden considerarse de variación, por ejemplo, los heterosexuales que participan ocasionalmente en actividades homosexuales por curiosidad o como medio fácil de satisfacción sexual. Aún hay otra forma de conducta homosexual condicional que debe mencionarse.
Esta categoría incluye a la gente que, aunque tenga una orientación básicamente homosexual, sólo adopta una conducta
homosexual después de algún acontecimiento traumático o un trastorno psíquico. Si se les cura de su trauma o de su trastorno, volverán a su inclinación heterosexual.
Aunque todos los grupos mencionados hayan tenido alguna experiencia homosexual, ninguno de ellos  corresponde a lo que podría
llamarse homosexual «auténtico». Hoy utilizamos la palabra homosexual para aludir ante todo a la condición psíquica del individuo,
y no exclusivamente a la conducta ocasional. Bailey define la homosexualidad como «una condición caracterizada por la inclinación
psicológica y emocional hacia otros individuos del mismo sexo».[24] D. W. Cory define al homosexual como «cualquier persona que sienta un deseo sexual imperioso dirigido primordialmente hacia la gratificación con el mismo sexo».
[25] El Catecismo Holandés utiliza el término para referirse a aquellos «cuyo erotismo no puede dirigirse hacia el otro sexo, sino
únicamente hacia el mismo sexo al que pertenecen».[26] Como indica John Cavanaugh, «es importante aceptar la idea de que la
homosexualidad es una forma de pensar y de sentir y no sólo una forma de actuar. En consecuencia, los actos homosexuales no demuestran por sí solos homosexualidad».[27] Cristopher Isherwood da una norma subjetiva para saber si uno es homosexual cuando escribe: «Sabes por
primera vez que eres homosexual cuando te enamoras de otro hombre» o si eres mujer, te enamoras de otra mujer[28]
Como indica Bailey, en un sentido estricto, ni la Biblia ni la tradición cristiana aludieron a la homosexualidad en cuanto tal; ambas
aludieron sólo a la comisión de actos homosexuales.[29] La homosexualidad no es, como suele suponerse, un tipo de conducta,
sino una condición psicológica. Ha de quedar claro que la auténtica condición homosexual es algo de lo que en modo alguno puede considerarse responsable al sujeto. Es en sí misma una condición moralmente neutra. Pero, como la condición heterosexual tiende, sin embargo, a buscar expresión en actos sexuales concretos, tales actos exigen un juicio moral.

…Hay pruebas numerosas, por el contrario, de que en la mayoría de los casos en que las Sagradas Escrituras aluden a la homosexualidad, lo más
probable es que el autor pensase en la práctica de la actividad homosexual por parte de aquellos que tienen inclinaciones naturales heterosexuales, es decir lo que hoy llamaríamos perversión.” (John Macneill La Iglesia ante la homosexualidad.Ed.GRIJALBO,Barcelona.)

Sin embargo este libro data de la década de los 70 y actualmente vemos una gran variedad de significados frente a la identificación sexual y realmente hay una gran confusión en la llamada Revolución de Género:

Es un trabajo necesario,estudiar e investigar más el tema para la pastoral y la terapia!!!

Fuentes y Bibliografia
John Macneill La Iglesia ante la homosexualidad. Venta en Amazon,(en inglés)

 

EL PAÍS. 07 SEPT 1977
https://elpais.com/diario/1977/09/08/sociedad/242517616_850215.html

https://elpais.com/sociedad/2022-01-26/el-papa-pide-a-los-padres-cuyos-hijos-tienen-una-orientacion-sexual-diferente-que-los-acompanen-y-no-los-condenen.html

¿Qué hay detrás de las TERAPIAS DE CONVERSIÓN para dejar de ser GAY?

-Película Fair Haven (Hermoso Refugio),mirar en youtube
https://youtu.be/jA67rmjteXE

-Testimonio de un joven https://youtu.be/-Kw5l6wzwdk

Puntuación: 5 / Votos: 30

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *